Poemas wannabe

Juego de Vida

Versa la vida de arlequines y botana… No hay más.

También versa la vida de solsticios y estruendos… Más de eso no hay.

A veces versa, la vida, de caprichos y sosiego… No encontrarán más.

En realidad la vida solo versa de resoluciones y caminos… No les mentiré más.

Anuncios
Poemas wannabe

Mentiras

No debería sernos extraña ni parecernos atrevida.
La mentira, en nuestras vidas, su hábitat encontró.
Nos acompaña desde los primeros días,
Y a nadie oculto es, que a ella muchas existencias debemos.

Quizá gracias a un engaño fuimos creados,
Y con muchas de ellas, criados.
Su presencia deberíamos dar por sentado,
Y no mirarla de soslayo, horrorizados.

Su rechazo usamos como adorno de moral,
Como un signo intachable de determinación y honra,
Pero sucumben los fuertes ante ella
Y más pronto aún, el presuntuoso y hablador.

Paralelo a nuestros pasos, caminan.
Y en ocasiones van más aprisa.
Unas nacen con propósito definido,
Otras, por simple y llana estupidez.

El dibujo de nuestro mundo no sería el mismo,
Sin sus pinceladas esparcidas por el paisaje.
Ni un llanto, ni una risa, el mismo sabor tendrían,
Sin el puñado de ellas, que por dentro guardamos.

Que no es la existencia de la mentira,
Lo que dolor y desesperación provoca.
Es lo desprevenido que nos toma en el momento,
Y de inesperada persona, su feo rostro ver surgir.

Poemas wannabe

Me niego

Habré desperdiciado mi vida si soy presa de las reacciones normales.
Y, por el contrario, habré conquistado el mundo, si me niego a la comodidad de lo común.
No importa cuán usual sea una reacción; llegaré a odiarme si caigo en burdos sentires.
Que se le llame natural es un infortunio y una fatuidad el que se lo tome por habitual.
No seré un espejo cuya única función es desnudar la humanidad de sí mismo.
Me prefiero siendo un estúpido soñador o un idealista mediocre.
Así mi destino sea un endiablado precipicio o el mismísimo abismo eterno.
Hasta en siete pedazos partiré mi alma, con tal de no sucumbir ante lo acostumbrado.
Sin apuntalar en lo punzante del dolor, la asquerosa burla de la duda, la aterradora medida de la traición o el devastador peso del fracaso.
Me declararé un malogrado, si acaso llego a reaccionar de forma ordinaria;
Será entonces que me quedó alta la escalada, y la holgura del río me arrastró.
Y en mi descenso, si una piadosa roca no destroza mi sien, iré a los gritos, reclamándo la inutilidad con que administré el tiempo y la fuerza con que conté.

Poemas wannabe

Morir

Estoy preparado para morir.

Tengo claro que no se aprestará para llorarme la tierra.
Ni el viento pausa alguna hará en mi honor.
La luna, afable, desdeñará mi partida,
pues claro tengo que de noche, me recibirá el adiós.

Hoy avizoro la frontera que da al vacío.

Uno decorado de obscura tranquilidad,
que atormenta pensamientos y procederes asusta.
Ese mismo que arranca las lágrimas al que extraña.
Y que al visitante, con insípida paz, acoge.

Camino firme hacia el final.

No escucho tambores ni presumo reverencias.
Nadie por mí vitorea, ni hay quien rompa en llanto.
No percibo el duelo en la risa de nadie.
Ni la congoja de quienes me verán partir.

Solo viven.

Viven sus risas de hoy.
Lloran los lamentos de su ayer.
Y alzan la vista hacia la eternidad.
Hacia la infinitud de su limitado tiempo.

He aceptado mi realidad.

Desde mi arribo al mundo estuve listo para morir.
Así de frágil natura me ha creado.
Lo acepto muy a pesar de mi pretensión.
Un mundo sin mí me es difícil concebir.

El momento llegará.